Foro FS
Bienvenid@ a ForoFS. Para poder leer y participar en los foros debes conectarte con tu cuenta de usuario.
Si no dispones de cuenta, regístrate.

Últimos temas
» Cuánto hace que... ?
por Cherry7 Hoy a las 17:19

» Juego: ¿Esto o aquello?
por Juan1980 Hoy a las 17:18

» soy novata
por Juan1980 Hoy a las 17:14

» Miente sobre el forero anterior
por TropicGirl Hoy a las 11:48

» Pelicula con la que te emocionaste o lloraste...
por quierounavida Hoy a las 02:54

» ¿Qué libro estás leyendo?
por vale (mex) Hoy a las 02:03

» ¡Hola desde Chile! Soy nuevo en el foro :D
por AlasAlVuelo Ayer a las 23:54

» Pastis toca fondo.
por Anidina Dom 25 Jun 2017, 21:39

» Videos humoristicos
por Juan1980 Vie 23 Jun 2017, 13:31

» Perdido en el mundo
por Xixon_41 Jue 22 Jun 2017, 21:42

» Silabeando
por quierounavida Miér 21 Jun 2017, 18:26

» Test ¿Eres izquierda, derecha, centrista, totalitario o liberal?
por Maya2105 Miér 21 Jun 2017, 01:29

Chat #Fobia-Social



Webs Amigas
Si quieres que tu enlace aparezca aquí contáctanos.


.: Foro de Asperger  :.


.::Tu-banner-aquí
Visitas
(c)
Creative Commons License
ForoFS.com by ForoFS.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.forofs.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.forofs.com

Un Exorcista entrevista al Diablo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

fire Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 10:15

El Diablo es el mayor maestro de los engaños, es un embustero de incomparable astucia, que no actúa al descubierto, sino en lo escondido; trabaja en la sombra, y siempre considera como inteligentes a quienes no creen en sus artimañas, e incluso niegan su existencia. Así, los primeros en caer en sus redes son precisamente los sabihondos, los llamados "espíritus fuertes", los grandes iluminados de la ciencia de este mundo.


Un sacerdote Italiano tuvo un día una idea muy extraña: "sería interesante poder entrevistar al maligno", pensó. Esta idea le surgió de un programa que por ese entonces se daba en la televisión italiana. De modo figurado se entrevistaba semanalmente a personajes como Cleopatra, o Pitágoras. Con su bagaje profesional de exorcista, él pensó: "¿y por qué no una entrevista con el demonio?". De inmediato sintió rechazo por tan peculiar idea, más sin embargo éste pensamiento vino a su mente una y otra vez, por semanas. Lo extraño era que el pensarlo le daba paz y seguridad, mientras que el desecharlo lo dejaba en un inexplicable estado de turbación interior. Un día, para su sorpresa, una joven desconocida se acercó a él en la puerta de la Iglesia y le dijo: ¿cuando va a decidirse a escribir sobre ese tema? Sorprendido le contestó: ¿Escribir, sobre que cosas? "Vaya, que usted lo sabe mejor que yo", respondió la joven. Pero, ¿quien es usted? La joven dijo finalmente: "¿qué interesa quien soy? vaya a ver a Aquella (y señaló una imagen de la Virgen), vaya a oír qué quiere Ella decirle".

El sacerdote dirigió su mirada a la imagen de María que se veía claramente dentro del templo, y cuando quiso hablar nuevamente con su extraña visitante, se encontró con que ella se había perdido entre la multitud. Sorprendido, se presentó ante la imagen de la Madre de Dios, y de inmediato sintió en su corazón la necesidad de escribir sobre aquel extraño tema.

Pasó el tiempo, hasta que puso finalmente un día manos a la obra, con su block de notas y su lápiz. Oró una y otra vez, dudó de su extraña disposición a iniciar una tarea de la que no tenía idea alguna sobre como empezar. Pero grande fue su sorpresa cuando escuchó claramente en su habitación una voz sórdida que le dijo: "Pediste entrevistarme, y aquí estoy". La propia Virgen había ordenado al maligno a someterse al reportaje del Padre Mondrone, para que podamos comprender más profundamente el misterio de la iniquidad, presente en nuestro mundo.

En esta "entrevista a satanás", el Padre Mondrone nos enseña a reconocer el modo de actuar del mal. Enseñanza fundamental para religiosos y laicos que quieran ser verdaderos soldados de Cristo. Es una lectura difícil, no para todos. Pero importante para quienes tengan el espíritu fortalecido y preparado.


Última edición por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 19:28, editado 3 veces (Razón : por petición de Res.)
avatar
AntonioAkiyama
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 196
Edad : 42
Tengo : TLP

Volver arriba Ir abajo

fire A brazo partido con el Maligno

Mensaje por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 10:53

La idea de este escrito me vino de improviso en una tarde de agosto del pasado año 1974.

Fue así: Desde hace dos meses, quizás antes, casi todos los días, a las tres de la tarde en punto, el Segundo Canal de la RAI emitía una programa titulado Entrevistas imposibles.

Se trataba de encuentros entre literatos, periodistas y estudiosos de cultura variada con hombres del pasado: Con personajes del pensamiento, del arte, de la política introducidos bien o mal en la historia, con nombre más o menos famosos,

El programa era original y, si bien coincidiese con la hora de la siesta, me puse a seguirlo con asidua curiosidad.

Eran encuentros - decía - de hombres de hoy con otros de ayer para interrogarles, como si fuesen, por no se qué clase de truco mediático, momentáneamente revividos, y hacerles hablar y dar explicaciones de algunos de sus actos y confesar sus intenciones secretas, ya obligados a responder a las preguntas, ya puestos en la necesidad de justificarse de las cosas mal hechas de algún histórico.

El personaje entrevistado normalmente aparecía fielmente centrado en el ambiente de su tiempo. Las respuestas se referían a la vida y al pensamiento que le caracterizaron. Y cuando los entrevistadores eran muy inteligentes - no siempre - en poco más de un cuarto de hora nos daban buenas pruebas de habilidad mental con esbozos de retratos histórico-psicológicos de una feliz y muy vivaz finura.

Uno tras de otro venían interpelados, sin ningún orden cronológico, Atila, Marat, Casanova, Marco Polo, Pitágoras, Copérnico, Bruto, Diderot, Swift, Marco Aurelio, Pilatos, Cleopatra, la Beatrice de Dante, etc, aunque ésta villanamente, desfigurada.

Entre una y otra audición me vino a la mente una observación muy extravagante:

“¡Falta una entrevista con Satanás!... Sería interesante. No obstante, hoy, con la habilidad que ha logrado tal maestro para no hacernos creer en él..."

El calor de aquella tarde era sofocante y me estiré sobre una silla para recuperarme un poco del sueño.


* * *

La mañana siguiente, apenas me despierto: "i Claro que una entrevista con Satanás, o mejor con el Maligno, sería fantástico! Qué importa que tantos no crean en él. Y recordé el planteamiento hecho por el Papa en uno de sus discursos del miércoles. Una fantasía bien presentada por lo menos lograría llamar la atención sobre tal sujeto. Quizás también a quitar el sueño a más de uno".

No pensé en ello durante cierto tiempo. Pero la idea se presentaba intermitentemente y a veces con extrañas líneas de algo factible. Si podría, por ejemplo, decir esto... presentar así un episodio... introducir este o aquel otro aspecto... Poco a poco se hizo un poco mi sufrimiento.

Una entrevista con el Maligno. No pensaba precisamente meterme en ella. Veamos entonces a quien confiarla. Comencé entre mí a dar nombres. Puse en mente a varios. Mientras pensaba en ello, uno tras otro iba descartando.

Meterse a dialogar con el diablo, aunque sólo sea sobre el plano de la fantasía, no es cosa fácil. Ninguno aceptaría una idea tan bizarra, y sobre todo, fuera de tiempo: ¡Cosa de la Edad Media!

Entre tanto, lo extraño era esto: cuando pensaba tomar en serio esta idea, sentía mi ánimo abrirse a la serenidad y a cosa interesante. Por el contrario cuando me proponía no hacer nada, me sentía inquieto y caía en un extraño nerviosismo. Había en mí algo que echar fuera, como una liberación.

En mi vida fue la primera vez que tuve la sospecha de tener necesidad de un neurólogo.

Una tarde fui, como obligado por no sé qué, a una iglesia, donde es venerada una Virgen muy querida por el pueblo romano, y la encontré, como cosa rara, muy llena de gente.

Sucedió algo increíble. Apenas pasada la puerta, se me acercó una muchacha de mediana edad, de baja estatura, con dos ojos luminosísimos y dulces, y de improviso me dijo: "¿Cuándo se decide a escribir aquellas cosas?..." Y me miraba con insistencia.

“¿Escribir? ¿Qué cosas?”

“Anda ya, lo sabe mejor que yo".

Pero Ud. ¿quién es?»

“¿Qué interesa decirle quien soy? Vaya a ver a Aquella - e indicó el cuadro de la Virgen - Vaya a oír qué quiere Ella decirle."

Un numeroso y compacto grupo de turistas invadió en aquel momento la entrada. La muchacha fue envuelta en la confusión y la perdí de vista

¡Qué cosa tan extraña! ¿Una alucinación o un aviso del cielo? Me sentí perdido y ridículo, sobre todo ridículo.

Encontrado un puesto adecuado, antes de ponerme a los pies de la Virgen para rezarla, aquel embarazo mío interno me desapareció como si nada. Sin volver a pensar al sufrimiento que me molestaba, experimenté dentro de mí como un empujón dulcísimo y firme a recogerme en el argumento para empezar a hacer cualquier cosa.

Mirando a la querida imagen, no me atreví a pedirla nada sobre esto, pues ya advertía en mí una promesa de asistencia materna.

"Está bien, dije saliendo. Me embarcaré en este asuntazo. Yo mismo escribiré esta extrañísima entrevista. Me saldrá algo que me cubrirá sobre todo de ridículo. Pero me habré quitado una idea fastidiosa de la cabeza"



Última edición por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 19:28, editado 1 vez (Razón : por petición de Res.)
avatar
AntonioAkiyama
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 196
Edad : 42
Tengo : TLP

Volver arriba Ir abajo

fire Primer encuentro

Mensaje por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 12:16

Aquella misma tarde, después de una cena más bien rápida y desganada, me retiré a mi cuarto a despachar un poco de correspondencia.

Después de media hora me puse a recitar la última parte de la "Liturgia de las horas». Hice devotamente la señal de la Cruz y comencé:

´Jesús, luz de luz, - sol sin ocaso, -tu iluminas las tinieblas, - en la noche del mundo,- En Ti, Santo Señor - buscamos descanso- de la fatiga humana, - al fin del día"...

Noté esta vez, que cuanto más iba adelante, más crecía en mi el deseo de retrasar aquella oración habitual. Sentidos y gustos nuevos fluían de aquellas palabras antiguas y simples.

Al final, besé el breviario y lo puse aparte. ¿Y ahora qué hago? Algunas veces apunto notas rapidísimas en mi diario; intenté hacerlo pero pronto se me pasaron las ganas.

Volteándome, mi mirada se encontró con la imagen de la Virgen, ante la cual aquella tarde había ido a orar. Tuve deseos de entretenerme con Ella y, cogido el rosario del bolsillo, me hice la señal de la cruz. Las Ave María me venían dulcísimas como una íntima toma de contacto con Ella. No había terminado aún la primera decena, y ya me encontraba sentado y con la pluma en la mano.¿Cosa extraña? ¿Para hacer qué? Un bloque de papel estaba allí sobre la mesa: ¿Comenzar a escribir algo sobre aquella diablura? No pensaba en esto en absoluto. No tenía nada concreto en mi cabeza y la fantasía no parecía ayudarme.

Para hacer cualquier cosa, tomé el bloque de papel y escribí en lo alto: «Entrevista con Satanás". ¿No? corregí. Mejor decir: «con el Maligno". Este segundo apelativo es menos común y de un sentido más inmediato. Y permanecí con la pluma en el aire.

En aquel mismo instante advertí a lo largo de la columna vertebral una imprevista sacudida de frío que inmediatamente me envolvió todo entero.

Al lado de la escribanía, a la izquierda, la ventana estaba completamente abierta, instintivamente me levanté para cerrarla. Advertí sin embargo que de fuera venía un aire caliente. Era la tarde de una jornada calurosa de septiembre.

Mientras me tocaba las mejillas, la frente, mirando si tenía síntomas de fiebre, una hoja más bien fría me atravesó y tuve un extraño asalto de miedo. Me senté, permanecí un rato sobre mí mismo, después intenté acostarme en la cama. No logré moverme. Me sentía clavado a la escribanía, no porque alguien me hiciese violencia desde fuera, sino por un sentido de inercia total: una especie de pegamento.

Invoqué mentalmente a la Virgen que me miraba a unos metros de distancia de la pared y tuve una caricia imprevista de paz.

Mientras en mi interior daba gracias a la Madre Celestial, la silla, la escribanía, casi toda la habitación sufrieron un sobresalto misterioso.

"Has pedido entrevistarme, aquí estoy”

Era una voz lóbrega, áspera, metálica. Una voz que no supe precisar de qué punto venía, pero que desencadenó en mí un largo y muy fuerte escalofrío de miedo. Permanecí algunos minutos sin respiración, después tomé fuerzas.

“Pero ¿quién eres tú?".

“No seas estúpido, ¡soy yo!"

No había pensado nunca de poder pasar con mi entrevista del plano de la fantasía al de un tú a tú con el Maligno.

En un ángulo de la escribanía había un rosario e instintivamente lo cogí como si fuese un arma de defensa,

"iTira fuera esa tontería, si quieres hablar conmigo!”

“¿Tontería?..."

"iExcrementos de cabra colocados juntos!”

¡Si para ti es una tontería, yo lo beso y para tu desprecio lo enrollo entorno a mi muñeca, como defensa. Veo que te da miedo, bellaco!

¡Eso para mí es una guillotina!..

“¡Mejor aún, y gracias por habérmelo dicho!”

He intentado muchas veces explicarme cómo percibí aquella voz tan cercana, que no venía de ningún punto preciso de la habitación ni salía de mi interior. Sin embargo, lo comprendía claramente, siempre en un tono amenazador y desdeñoso y cargado de una rabia especial.

“¿Cómo es que has venido? ¿Quién te envía?”

"He sido obligado".

“¿Por quién ?” Siguió un silencio tenso.

“Vamos ¿obligado por quien?”

“¡Por aquella!”

Gritó esta respuesta con un desprecio y con un odio indescriptibles.

“¿Quién es ella?" Sin embargo, había comprendido.

“¡No diré jamás su nombre!´

«¿Te quema tanto?«

"¡La odio infinitamente!",

“Porque es la criatura más alta y más santa…”

Masticándose las palabras con rabia: "¡Él la ha querido así para mi desprecio, para que fuese mi más aplastante humillación!”

Permanecí atolondrado. “¿Cómo es posible? ¿Eres el padre de la mentira y dices una verdad tan grande? ¿No te das cuenta que ésta es una alabanza inmensa?”

Mi pregunta quedó sin respuesta. Por esta vez esto fue todo.



Seguiremos después, con los próximos capítulos.


Última edición por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 19:30, editado 1 vez (Razón : por petición de Res.)
avatar
AntonioAkiyama
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 196
Edad : 42
Tengo : TLP

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por Styhrling el Lun 15 Dic 2008, 17:55

NO lo he leído todo.
avatar
Styhrling
Miembro inactivo

Masculino
Mensajes : 2796
Edad : 38
Empleo - Ocio : Rompeespejos
Humor : No estoy de
Tengo : --

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 18:08

Styhrling escribió:NO lo he leído todo.

Bueno, ponte en ello que todavía hay mucho más.
avatar
AntonioAkiyama
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 196
Edad : 42
Tengo : TLP

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por Res el Lun 15 Dic 2008, 18:10

AntonioAkiyama escribió:Bueno, ponte en ello que todavía hay mucho más.

Si no lo pones en negrita, prometo plantearme leerlo.

Res
Miembro desterrado
Miembro desterrado

Masculino
Mensajes : 10363
Edad : 20
Tengo : No lo sé

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 18:43

Res escribió:
AntonioAkiyama escribió:Bueno, ponte en ello que todavía hay mucho más.

Si no lo pones en negrita, prometo plantearme leerlo.

Lo pongo como tú quieras, es que tengo la costumbre de poner en negrita el texto que no es mío, por ende, citado.
avatar
AntonioAkiyama
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 196
Edad : 42
Tengo : TLP

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por Res el Lun 15 Dic 2008, 18:58

AntonioAkiyama escribió:
Res escribió:
AntonioAkiyama escribió:Bueno, ponte en ello que todavía hay mucho más.

Si no lo pones en negrita, prometo plantearme leerlo.

Lo pongo como tú quieras, es que tengo la costumbre de poner en negrita el texto que no es mío, por ende, citado.

Hay que quitarse ciertas costumbres desdeluego.

Res
Miembro desterrado
Miembro desterrado

Masculino
Mensajes : 10363
Edad : 20
Tengo : No lo sé

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por AntonioAkiyama el Lun 15 Dic 2008, 19:05

Res escribió:
AntonioAkiyama escribió:
Res escribió:
AntonioAkiyama escribió:Bueno, ponte en ello que todavía hay mucho más.

Si no lo pones en negrita, prometo plantearme leerlo.

Lo pongo como tú quieras, es que tengo la costumbre de poner en negrita el texto que no es mío, por ende, citado.

Hay que quitarse ciertas costumbres desdeluego.

Yo me las quito, si me dan una alternativa mejor, pero me gusta diferenciar lo que son palabras mías y las que no.
avatar
AntonioAkiyama
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 196
Edad : 42
Tengo : TLP

Volver arriba Ir abajo

fire Re: Un Exorcista entrevista al Diablo

Mensaje por Res el Lun 15 Dic 2008, 19:09

Pues pon un quote o ponlo en cursiva, pero la negrita no la he visto yo mucho para citar, y menos citas tan largas, pues se hace engorroso leer. guiño

Res
Miembro desterrado
Miembro desterrado

Masculino
Mensajes : 10363
Edad : 20
Tengo : No lo sé

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.