Foro FS
Bienvenid@ a ForoFS. Para poder leer y participar en los foros debes conectarte con tu cuenta de usuario.
Si no dispones de cuenta, regístrate.

Últimos temas
» Péliculas originales que merezca la pena ver
por Demon X Hoy a las 20:54

» Siente las palabras
por Anidina Hoy a las 18:01

» Juego: ¿Esto o aquello?
por Anidina Hoy a las 17:57

» Lo peor que me puedes decir...
por Anidina Hoy a las 17:44

» Cuánto hace que... ?
por Juan1980 Hoy a las 16:20

» Me presento
por Juan1980 Hoy a las 16:16

» Presentación
por Juan1980 Hoy a las 15:39

» Aprender a mejorar la gramática
por Anidina Hoy a las 08:57

» ¿Qué libro estás leyendo?
por ManiacbutnoMansion Ayer a las 22:38

» Música
por Astillado Ayer a las 17:29

» Buenas, me acabo de hacer una cuenta
por rodergas Ayer a las 11:32

» Peliculas para llorar
por ManiacbutnoMansion Ayer a las 08:17

Chat #Fobia-Social



Webs Amigas
Si quieres que tu enlace aparezca aquí contáctanos.


.: Foro de Asperger  :.


.::Tu-banner-aquí
Visitas
(c)
Creative Commons License
ForoFS.com by ForoFS.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.forofs.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.forofs.com

Apatía.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Apatía.

Mensaje por VirtualBoy el Lun 09 Nov 2015, 01:06

Es curioso cómo los mensajes pierden fuerza cuando se han repetido demasiadas veces. Y, de la misma forma que nos cansa escuchar mucho una determinada canción, también cansa; por lo menos a mí; recibir siempre los mismos consejos, muchas veces gratuitos y no solicitados. "Deberías buscarte un hobby"; "¿por qué no conoces gente nueva?"; "el mundo es muy grande, ve a otro país". Si cuento esto es porque asumo que en este foro habrá bastantes usuarios que compartan mi situación y otros, que aunque estén aquí por razones algo distintas, imagino que en muchos casos habrán pasado por experiencias muy parecidas. Algo que me ha gustado precisamente del foro es que está dirigido a diferentes tipos de personas: usuarios con depresión, TOC, etc.
No sabría decir si tengo fobia social en sentido estricto. Desde luego nunca me he sentido cómodo en sitios con demasiada gente, rehuyo los grupos y cuando he tenido que relacionarme siempre he buscado a la gente más accesible: el chico nuevo, el gordo con cara amable, el extranjero que no sabe dónde meterse, etc. Al mismo tiempo, tal vez porque soy algo tartamudo (o por lo menos lo soy en determinadas situaciones) , me cuesta expresarme con libertad y se me hace un mundo hablar en público. Tengo pocas amistades, casi todas cultivadas en Internet; pero no es algo que me preocupe. En realidad, y quizás sea importante aclarar esto, no me he registrado porque crea que necesito conocer mucha gente, sino porque creo que a lo mejor puedo aprender algo de algunos usuarios.
Y este es quizás el punto principal de mi presentación. He perdido en cierta medida la capacidad para entusiasmarme y disfrutar de las cosas. Puedo estar satisfecho por realizar una tarea, pero esa satisfacción es siempre una sensación comedida, fría y aséptica. A diferencia de otros usuarios, por lo que he estado leyendo, yo no concibo el suicidio como algo realista; no le veo la utilidad. Esto último es importante, no me gustaría que este hilo transmitiera demasiado dramatismo: mi rutina no es ninguna tragedia griega. Sencillamente me aburro y, lo que me más me preocupa, creo que no hay nada que pueda estimularme. Hago deporte, me intento alimentar bien, estudio a distancia y me gusta mucho el cine. Es suficiente, pero no me parece la más feliz de las rutinas. Y sin embargo no creo que haya mucho más.
A veces creo que uno termina forjando su personalidad muy poco a poco, de forma progresiva. Y que al final, si uno termina siendo un amargado, no hay vuelta atrás: porque con los años perdemos flexibilidad (lo leí en un artículo divulgativo y lo interpreté a mi manera, es perfectamente posible que no sea así y que todo sea mucho más complejo). También tiendo a pensar que en realidad todo el mundo está en mi misma situación; aunque no todos sean conscientes.

Un saludo, espero no haber resultado demasiado tóxico. No era mi intención amargar a nadie; aunque también es cierto que no he hecho nada por evitarlo. Si sigo posteando seré más divertido en otros hilos, sigo teniendo sentido del humor. Lo que pasa es que funciona a ratos.
avatar
VirtualBoy
Toc toc, se puede?

Masculino
Mensajes : 2

Volver arriba Ir abajo

Re: Apatía.

Mensaje por Intrigado el Lun 09 Nov 2015, 12:41

Bienvenido, VirtualBoy. (¿el de la Nintendo?  ideaa )


Eso de perder o ganar flexibilidad a partir de cierta edad (¿podrías enlazar el artículo en cuestión?), pues depende de a qué te refieras. Si te refieres al cerebro fisiológicamente, este se supone que está formándose hasta los 21 años o así, edad que coincide con la consolidación de la personalidad, por eso o por lo que sea, pero antes era la edad a la que antes se atribuía la mayoría de edad, así que muy desencaminados no iremos. Esa edad coincide también con el inicio de muchísimas enfermedades mentales (el trastorno bipolar, por ejemplo, se diagnostica sobretodo a partir a esa edad), y es por ello, también, que se recomienda evitar cualquiera sustancia que pueda afectar dicho desarrollo antes de esa edad, como ocurre, por ejemplo, con algunos componentes del cannabis. Etc, etc, etc.

Esto de que hay un 'punto de no retorno' hasta hace poco se creía que era así, y lo sigue siendo en mayor medida, pero la idea de que el cerebro ya no cambia en absolutamente nada a partir de cierta edad va cayendo poco a poco. Cada vez hay más neurocientíficos que apuntan como prácticas como la meditación hacen que haya cambios observables en el cerebro. Así que es mejor ser algo escépticos con esto, especialmente a la hora de atribuir parte de nuestros problemas a que supuestamente hay algo que ya no podremos cambiar; pensar que cambiar es imposible resulta, a la práctica, en una profecía autocumplida.

Ahora bien, sí que todos podríamos estar de acuerdo que es mucho más fácil darle forma a algo cuando todavía está en su estado más maleable, cuando todavía se está creando en primera instancia, que es lo que ocurre con nosotros desde la infancia hasta esa mayoría de edad mental. Pero eso no significa que una vez perdida dicha maleabilidad ya no se pueda hacer nada, sabes? Haciendo una analogía, imaginemos la creación un objeto, sea una pintura al óleo, una viga de metal o un aparato electrónico. Hacerlo perfecto a la primera es supuestamente lo ideal, pero eso no conlleva que si ha habido algún fallo en el proceso creativo ya esté todo perdido. Entonces habrá que hacer una serie de cosas no previstas y no deseadas, que requerirán trabajo y tiempo: habrá que usar disolvente para volver a pintar sobre el mismo lienzo, habrá que volver a fundir el metal para darle otra forma, o habrá que encontrar y reemplazar la pieza defectuosa. Y todo eso son procesos que son no solamente distintos al proceso de creación, sino que son opuestos: son procesos de destrucción. Para crear, a menudo, hay que destruir.

Pues bien, con algunas 'enfermedades mentales' pasa algo muy similar que con dicho proceso creativo. Lo que pasa es que, claro, si el objeto somos nosotros, la idea de deconstruirnos para volvernos a construir resulta dolorosa, como un suicidio de facto; es, al fin y al cabo, una aniquilación del yo. Es por ello que muchas personas con problemas psicológicos nos aferramos a nuestra condición —llegando a la negación de los problemas, si cabe— en lugar de aceptar que a lo mejor lo que deberíamos de hacer para que nuestra vida mejore es ceder en algunas cosas, es decir, cambiar para mejorar nuestra situación.

Por ejemplo, hay quien dice que si uno tiene un trastorno de la personalidad lo tiene para siempre —al fin y al cabo, es su personalidad— pero eso varía en cada caso. Hay grados dentro de dichos trastornos que van desde tener unos simples rasgos (algo que haría que no se cruzara la línea que lo convierte en trastorno) hasta ser un caso de libro de gravedad máxima. Pero lo que define algo como un trastorno es la medida en la que nos jode la vida a nosotros o a nuestros seres cercanos, y ante dicho trastorno hay dos caminos no excluyentes que se pueden adoptar: o cambiamos nosotros para reducir dicho trastorno a simples rasgos, o cambiamos nuestra vida a una en la que nuestra personalidad no nos suponga problemas mayores para vivir.

Utilizando a conveniencia un conocido refrán, se podría decir preferimos malo conocido a bueno por conocer. Los humanos somos sorprendentemente eficaces a la hora de evitar hacernos daño, somos capaces de tramar ideas realmente extravagantes para evitárnoslo; lo duro viene cuando comprendemos que, con tal de mejorar, tendremos que hacer cosas que nos resultarán dolorosas, como puede ser renunciar a ciertos ideales disfuncionales. Entonces podemos pasarnos la vida paralizados por miedos exagerados, y por evitar dolores que deberían ser tolerables acabamos tirando años de nuestra vida por la borda.

Hay personas que sanan viajando o yéndose, como dices te han sugerido algunas veces. Ver mundo nos permite darte cuenta que hay más formas de vivir que aquella en la que nos sentimos atrapados, a la vez que por el hecho de la soledad nos permite conectar mejor con nuestro 'verdadero yo', la persona que somos en realidad más allá de todas nuestras circunstancias y que, en nuestro entorno habitual y de siempre, podemos tener enterrada. La teoría del monomito va justamente de esto.

Así que, mal que nos pese, tan desencaminadas no van las personas cuando nos recomiendan estas cosas; al fin y al cabo, nos alentan a salir del bucle. Lo que pasa, por supuesto, es que cuando uno se encuentra en una situación así necesita de un tipo de ayuda más implicada, especialmente si su situación ha cruzado la línea de volverse patológica. Por eso nos sienta mal que nos alenten a buscarnos la vida, aunque al final eso es lo que de verdad tengamos que hacer; queremos una tregua intermedia, la cuestión es quién nos la va a dar y a cambio de qué.

Perdona el rollo, pero es que estos temas me apasionan. gotamini


Tema aparte (o no), me ha llamado la atención que digas que esperas "no haber resultado demasiado tóxico". ¿Te han calificado así alguna vez o te autocalificas tú de esa forma? Neutral
avatar
Intrigado
Miembro habitual
Miembro habitual

Masculino
Mensajes : 2261
Edad : 32
Empleo - Ocio : Chivo expiatorio
Humor : UHT
Tengo : Ansiedad
Paz

Volver arriba Ir abajo

Re: Apatía.

Mensaje por VirtualBoy el Lun 09 Nov 2015, 23:58

Intrigado escribió:(¿el de la Nintendo?  ideaa )

Precisamente. Tengo una edición japonesa de la VirtualBoy que compré por ebay hace muchos años. Es una de mis consolas favoritas (soy un gran fan de Nintendo) y suelo emplear este nick en Internet como un homenaje.

Intrigado escribió:Tema aparte (o no), me ha llamado la atención que digas que esperas "no haber resultado demasiado tóxico". ¿Te han calificado así alguna vez o te autocalificas tú de esa forma? Neutral

No, no me han calificado así. Y tampoco yo lo hago, puede que no me explicara bien. Cuando dije que esperaba no haber sido muy tóxico pretendía decir otra cosa. A veces, quizás por una cuestión de envidia o simplemente por falta de autocontrol, sucede que podemos llegar a sobredimensionar nuestra situación. Cuando eso ocurre, puede pasar también que en sitios como este tratemos de recrearnos en toda nuestra amargura y de generar un mal ambiente impresionante. Cuando dije que esperaba no resultar tóxico quería aclarar que en mi presentación no había tenido intención de sobrepasarme ni de parecer hostil.

Intrigado escribió: Eso de perder o ganar flexibilidad a partir de cierta edad (¿podrías enlazar el artículo en cuestión?)

Lo leí hace tiempo. He intentado buscarlo, y aunque he encontrado cosas parecidas, me parece que no exactamente el que leí, pero tiene que ver con lo que has ido diciendo después  

Intrigado escribió:Entonces habrá que hacer una serie de cosas no previstas y no deseadas, que requerirán trabajo y tiempo: habrá que usar disolvente para volver a pintar sobre el mismo lienzo, habrá que volver a fundir el metal para darle otra forma

El ejemplo que pones es muy interesante, pero no sé hasta qué punto se corresponde con la evidencia empírica. Quiero decir, en tu comparación hablas en todo momento de realizar pequeños ajustes; de rectificar y de pulir algunos detalles, e imagino (no lo sé, no soy médico ni psicólogo) que eso puede funcionar en cierto modo, pero no si se trata de un problema estructural. Es decir, ¿hasta qué punto estamos hablando de volver a pintar sobre el lienzo y no de cambiar el lienzo en sí? En cualquier caso, la tendencia de la que me has hablado parece bastante optimista. Y la verdad es que intentaré investigar más al respecto.

Intrigado escribió:la idea de deconstruirnos para volvernos a construir resulta dolorosa, como un suicidio de facto; es, al fin y al cabo, una aniquilación del yo. Es por ello que muchas personas con problemas psicológicos nos aferramos a nuestra condición

Entiendo muy bien lo que quieres decir, y creo que tienes toda la razón. En realidad, y pese a todo lo que pueda decir en este post, de alguna manera me siento cómodo con mi situación y temo cambiar y convertirme en otra persona. No tengo muy claras las implicaciones del concepto de identidad, pero aunque sea de manera intuitiva pienso que si empezara a ver las cosas desde otra perspectiva dejaría de ser como soy. De hecho, y esto ya no tiene nada que ver con este tema, últimamente le he estado dando vueltas a algo. Ahora tengo veintitrés años, pero intento recordar cómo era a los quince o dieciséis y lo cierto es que me cuesta mucho tener una imagen nítida. No sé si es que tengo muy mala memoria o si simplemente es lo normal, ya que el tiempo pasa, pero cuando hago ese ejercicio es como si estuviera pensando en una persona distinta con la que no me identifico. Y como si yo hubiera nacido hace poco.


Intrigado escribió:Utilizando a conveniencia un conocido refrán, se podría decir preferimos malo conocido a bueno por conocer.

Yo no lo habría expresado mejor.

Intrigado escribió:Hay personas que sanan viajando o yéndose, como dices te han sugerido algunas veces. Ver mundo nos permite darte cuenta que hay más formas de vivir que aquella en la que nos sentimos atrapados

No sabría decirte, viajar como tal me parece más un ejercicio de romanticismo que algo que realmente pueda aportarme algo. Entiendo que al respecto cada uno pueda tener inquietudes distintas, pero en mi caso no sé muy bien qué podría encontrar en otro sitio. Siempre que leo novelas de viajes tengo la sensación de que los que las escribieron lo hicieron precisamente porque tenían la necesidad de contar aquello que esperaban encontrar y que sencillamente no existe. En cierto modo me molesta ese tipo de idealismo, muy frecuente hoy en día (y quizás desde siempre) que tiende a describir situaciones o circunstancias al margen de las experiencias más realistas. Lo digo de los viajes, pero también tengo la misma sensación con el concepto de amistad, de relación de pareja, familia, etc.
Otra cosa que llevo tiempo pensando es que la verdadera comunicación y comprensión entre personas es sencillamente imposible. Seamos o no conscientes, tiendo a creer que, como individuos, estamos aislados en todo momento. No digo que eso sea bueno o malo, pero cuando pienso en eso me parece que se trata de una idea muy intuitiva. Y, a su vez, me lleva a no interesarme demasiado por establecer vínculos con otras personas; porque creo que esos vínculos y esa compañía serían en todo caso una especie de placebo.



Intrigado escribió:Perdona el rollo, pero es que estos temas me apasionan. gotamini

No, al contrario, agradezco el tiempo que le has dedicado a tu respuesta. La había leído esta mañana y he estado toda la tarde dándole vueltas a todo lo que me has dicho, me ha parecido muy ilustrativo y además has podido profundizar muy bien en cosas que yo solo había insinuado porque no las sabía explicar correctamente o sencillamente no las entendía. He tardado en contestar porque generalmente por el día no suelo tener muchas ganas de redactar grandes párrafos. Por la noche en cambio soy un poco más sentimental. Un saludo y, de nuevo, muchas gracias.
avatar
VirtualBoy
Toc toc, se puede?

Masculino
Mensajes : 2

Volver arriba Ir abajo

Re: Apatía.

Mensaje por Bonobo el Mar 10 Nov 2015, 19:58

Hola VirtualBoy

Habéis dicho los dos tantas cosas interesantes que me llevaría mucho rato comentar todo lo que se me ha ocurrido leyéndolas. Además estoy muy cansado a estas horas.

En todo caso, es un placer leeros
avatar
Bonobo
Adquiriendo conocimientos
Adquiriendo conocimientos

Masculino
Mensajes : 176
Edad : 40
Empleo - Ocio : en la selva
Humor : Gris
Tengo : No lo sé
Paz

Volver arriba Ir abajo

Re: Apatía.

Mensaje por Intrigado el Jue 12 Nov 2015, 14:57

VirtualBoy escribió:No, no me han calificado así. Y tampoco yo lo hago, puede que no me explicara bien. Cuando dije que esperaba no haber sido muy tóxico pretendía decir otra cosa. A veces, quizás por una cuestión de envidia o simplemente por falta de autocontrol, sucede que podemos llegar a sobredimensionar nuestra situación. Cuando eso ocurre, puede pasar también que en sitios como este tratemos de recrearnos en toda nuestra amargura y de generar un mal ambiente impresionante. Cuando dije que esperaba no resultar tóxico quería aclarar que en mi presentación no había tenido intención de sobrepasarme ni de parecer hostil.

Te referías a acaparar entonces, ok. Es que esa de la toxicidad es una expresión que se ha puesto tan de moda entre la literatura de la autoayuda que, claro, uno tiene que preguntar por qué cuando alguien la usa. En mi humilde opinión hay que ir con cuidado con etiquetar o etiquetarse así porque por definición habrá personas que decidan llamar tóxicas a las demás cuando el problema, en realidad, lo tendrán ellos, y al revés, personas que pensarán que el problema lo tienen ellos y se autocalificarán de toxicas, cuando en realidad estarán en entornos muy dañinos. Las personas con trastornos de la personalidad del tipo B, por ejemplo, tienden a no ser conscientes de que el problema lo tienen ellos (tienen un conflicto egosintónico con su personalidad).

De todas formas sigue siendo indicativo de alguna cosa que seas consciente de que puedes resultar o no molesto en un lugar (en contraposición con alguien narcisista, que utiliza la página de bienvenida para hacer de ángel, comunicando a los pastorcillos la llegada de la buena nueva: él  pale ).

Pero vaya, en este sentido, igual de 'tóxico' o acaparador pude ser yo —o más— respondiéndote algo tan largo, algo que quizá ahuyentó a otros usuarios de darte la bienvenida. De hecho, hay quien a mí me acusa habitualmente de acaparar (y tiene parte de razón). Así que ya ves, estamos bien arreglados gotamini

VirtualBoy escribió:El ejemplo que pones es muy interesante, pero no sé hasta qué punto se corresponde con la evidencia empírica. Quiero decir, en tu comparación hablas en todo momento de realizar pequeños ajustes; de rectificar y de pulir algunos detalles, e imagino (no lo sé, no soy médico ni psicólogo) que eso puede funcionar en cierto modo, pero no si se trata de un problema estructural. Es decir, ¿hasta qué punto estamos hablando de volver a pintar sobre el lienzo y no de cambiar el lienzo en sí? En cualquier caso, la tendencia de la que me has hablado parece bastante optimista. Y la verdad es que intentaré investigar más al respecto.

"¿hasta qué punto estamos hablando de volver a pintar sobre el lienzo y no de cambiar el lienzo en sí?"

En la metáfora, el lienzo es una metáfora del cuerpo o la vida, luego cambiar el lienzo no se puede, lo único que se puede es renunciar a lo que iba pintado en él para poder pintar algo nuevo (desde siempre los pintores con pocos recursos económicos han pintado encima de otras obras, o bien han borrado lienzos antiguos con disolvente para tener tela nueva).

En las otras metáforas igual. Hará falta mucha energía y esfuerzo para fundir una viga de metal, pero lo importante de verdad será que el nuevo molde sea entonces sí el adecuado, sino habrá que repetir el proceso con todo lo que va a costar de nuevo. En un aparato electrónico, en cambio, no hará falta cambiar su forma ni finalidad, sino tener a un experto que sepa detectar el componente que falla (concepto caja negra).

Todo esto para decir que a veces es necesario un giro copernicano o completo para "sanar", especialmente en aquellos casos muy encallados durante mucho tiempo, en aquellas personas que pese a cambiar cosas o avanzar se siguen deprimiendo o entran en conflictos sistemáticamente, en personas que no viven su vida o que viven las vidas de los demás en lugar de la suya y sin darse cuenta. Esos cambios serán dolorosos y temidos porque suponen, por un lado, de un gran sacrificio —una serie de mini-suicidios de facto— y por otro tienen un gran grado de incerteza hacia ahí donde se vaya. Otras veces, en cambio, tenemos un proyecto de vida más o menos funcional y en el que nos sentimos bien, pero en el que falla algún apartado.

Son más o menos dos de las formas de proceder, opuestas entre sí. Hay que saber identificar qué partes del conflicto están más en nosotros o más en nuestras circunstancias, hay que saber si somos de una forma que es válida y lo que tenemos que hacer es buscar en el mundo donde se desenvuelve la gente como nosotros para poder empezar así un proyecto vital, o si bien en el proceso de crecimiento personal evolucionamos hasta convertirnos en una especie de quimera, una forma de ser disfuncional que nos supone dolor a nosotros o a los demás.

Por poner un ejemplo, la teoría del psicoanálisis —que no es sino otra metáfora— habla de la posible necesidad 'matar al padre o a la madre' como proceso indispensable para la individualización, de lo contrario la persona estará viviendo siempre en función de lo que sus padres o familiares esperan de él, cosa que a veces puede llevar a tener toda una vida de depresión si quien uno es en realidad (el verdadero yo) es alguien que no se llevaría bien con dichos familiares, viviendo así en un constante conflicto entre quien se es y quien uno piensa que debería ser. Y tal y tal.

VirtualBoy escribió:En realidad, y pese a todo lo que pueda decir en este post, de alguna manera me siento cómodo con mi situación y temo cambiar y convertirme en otra persona. No tengo muy claras las implicaciones del concepto de identidad, pero aunque sea de manera intuitiva pienso que si empezara a ver las cosas desde otra perspectiva dejaría de ser como soy.

Es un temor común, sí. Pero como ocurre con el lienzo, solamente tenemos una vida 1up Podemos tener segundas oportunidades, pero estas son limitadas como lo es nuestro tiempo en este mundo.

Lo que hay que hacer es poner en unas balanzas lo que obtenemos siguiendo siendo como somos y el aprecio que tenemos por quien creemos ser. No ceder ni un centímetro con quien se es por orgullo nos podrá repercutir con mucha fuerza cada vez que la forma como somos nos dé un revés. No se pueden querer cosas contradictorias, no se puede querer ser alguien radical y, a la vez, no estar dispuesto a encajar todo lo que supondrá el ser radicalmente de una manera.

En este sentido, tener una família que no nos mete caña para que nos volvamos personas independientes, sino que nos mantiene porque a ellos les interesa seguir teniendo hijos (padres sobreprotectores), puede jugarnos la mala pasada de darnos este bienestar que no nos ganamos. Ante esta situación algunas personas adoptan la actitud de todo lo bienvenido bueno es, y a vivir la vida entre algodones (ni-nis), mientras que otras sufren mucho al ser conscientes de que eso no debería ser así, pero que sin embargo no se sienten capaces de empezar a . A cada uno lo que le funcione, pero a partir de ciertas edades (entre los 15 y los 25, dependiendo de cada caso) uno empieza a ser responsable de sus actos, y dejarse hacer es, también, un acto. Lo que no vale es dejarse hacer siendo adulto y luego culpar a quienes hicieron algo con nosotros de nuestros problemas, esto es aquello que se llama actitud pasivo-agresiva.

Lo que hay que hacer, en mi opinión, son planes. Un proyecto. Trabajar en él, ser realistas, serios, responsables, y estar dispuesto a aceptar las consecuencias. Antes de salpar, asegurarse que tenemos el barco en buenas condiciones y que sabemos donde queremos ir. Preguntarse quienes somos, qué queremos, y empezar a trabajar por obtenerlo.

Es que sino qué. Tener una morada es un lujo, pero el canto de las sirenas adormece y, con ello, nos condena.

VirtualBoy escribió:De hecho, y esto ya no tiene nada que ver con este tema, últimamente le he estado dando vueltas a algo. Ahora tengo veintitrés años, pero intento recordar cómo era a los quince o dieciséis y lo cierto es que me cuesta mucho tener una imagen nítida. No sé si es que tengo muy mala memoria o si simplemente es lo normal, ya que el tiempo pasa, pero cuando hago ese ejercicio es como si estuviera pensando en una persona distinta con la que no me identifico. Y como si yo hubiera nacido hace poco.

Cambiar es normal, significa que aprendemos. Yo cambié mucho hacia los 21, cambio que me supuso una mayor comprensión de mi lugar en el mundo y con ello, me llevó a una depresión. También cambié mucho a los 25 cuando tuve mi primera experiencia sexual. Y así con cada cosa nueva importante; si ahora me llamaran y me dijeran que un familiar ha muerto en un accidente, seguro que la experiencia me cambiaría, me haría más consciente del carácter efímero de la vida. Pero la esencia de la perosna se mantiene, y esa esencia es quienes somos de verdad, el "verdadero yo" que decía la psicoterapeuta Alice Miller.

Pero hay personas que nunca han experimentado un cambio importante en su persona. Hay quien es igual con 40 años que cuando tenía 20, o peor todavía, con 7 u 8. Y esto puede ser bueno o puede ser malo, porque hay personas que adoptan una forma de ser ya muy temprano que les resultará válida para toda la vida, una forma funcional, pero hay otras que adoptaron una forma de ser disfuncional y, si bien por sus competencias o ayudas pueden tirar adelante, podrán tener por ello muchos conflictos consigo mismos o con las relaciones sociales, conflictos que ellos mismos deberán decidir si vale la pena o no buscar ayudar por resolverlos (por ejemplo, si eres Cristiano Ronaldo, ser narcisista no te supone un problema sino que es el fundamento de tu motivación para ser el mejor en tu trabajo; sin embargo, eso puede cobrarse luego a nivel personal). En estos casos se dice, de decidir buscar ayuda o tratamiento, que se padece de un trastorno de la personalidad, es decir, que se tiene una personalidad que nos jode la vida. Y entonces se trata de aprender a vivir con dicho trastorno, tratando que nos joda menos la vida, lo menos posible: si mediante la reflexión se consigue reducir el trastorno a simples rasgos, perfecto, pero si no, pues habrá que apechugar y aprender a vivir sabiendo que se es TLP, narcisista, obsesivo, o lo que sea, teniendo entonces todos los recursos que nos aporta el tener el diagnóstico. Los narcisistas, particularmente, son muy reacios a cualquier cambio en su persona porque el fundamento de su ser es que ya se es perfecto.


En referencia a lo que mencionas de tu experiencia personal con esto, aventurándome con una posibilidad, ¿podría ser que si sientes que no recuerdas como eras cuando tenías 15 años fuera porque, en realidad, eras la misma persona que eres ahora? Que si no lo recuerdas fuera porque, quizá, es como si el tiempo no hubiese pasado por ti, es como si siguieras teniendo esos 15 años? Es una idea.

VirtualBoy escribió:No sabría decirte, viajar como tal me parece más un ejercicio de romanticismo que algo que realmente pueda aportarme algo. Entiendo que al respecto cada uno pueda tener inquietudes distintas, pero en mi caso no sé muy bien qué podría encontrar en otro sitio. Siempre que leo novelas de viajes tengo la sensación de que los que las escribieron lo hicieron precisamente porque tenían la necesidad de contar aquello que esperaban encontrar y que sencillamente no existe. En cierto modo me molesta ese tipo de idealismo, muy frecuente hoy en día (y quizás desde siempre) que tiende a describir situaciones o circunstancias al margen de las experiencias más realistas. Lo digo de los viajes, pero también tengo la misma sensación con el concepto de amistad, de relación de pareja, familia, etc.

En estos casos se recomienda viajar, no tanto por ver qué hay fuera, sino por encontrar qué hay dentro. Viajar, además del lugar donde se viaja, significa salir de tu entorno habitual, algo que conlleva, por ejemplo, dejar de relacionarte a diario con tu família. Te conecta con tu individualidad. Muchos estudiantes se van de Erasmus por currículum, pero otros se van teniendo la esperanza de que la experiencia les enriquecerá o les aportará lo que en casa no consiguieron encontrar hasta el momento. Algunos critican de los viajes estudiantiles que típicamente se va más a pasarlo bien y no a estudiar, pero es que el Erasmus consiste justamente en pasárselo bien, pues alguien que sigue estudiando sin haber trabajado nunca seguirá, por definición, viviendo con la família, y por lo tanto tendrá más números de no haberse "encontrado a sí mismo" todavía.

Hablas de novelas de viajes. El segundo título de El Hobbit, por ejemplo, es "Viaje de ida y vuelta", en el sentido de que Bilbo se encuentra en el mismo sitio antes y después de empezar la aventura —fue y volvió— pero en cambio es una persona muy distinta porque ha vivido unas experiencias que le han cambiado profundamente; pero, en orígen, sigue siendo la misma persona.

Me sabe mal decirte lo mismo que ya te dicen otros, pero si tienes la oportunidad económica yo de ti probaba. El dinero lo arregla todo en este sentido, viajar sabiendo que tienes un lugar donde volver, sabiendo que si te quedas tirado te pagarán un billete de vuelta, es un lujo que te puede brindar una experiencia muy valuosa. Lo que da miedo de verdad de viajar es estar solo de verdad, saber que te puedes quedar tirado en cualquier momento. Y si dan miedo otras cosas, del hecho de viajar, pues entonces hay que preguntarse por qué; hay quien tiene miedo de viajar porque tiene miedo, justamente, de encontrarse consigo mismo, de verse quien se es y como se actúa cuando se está solo, que es como se estará eventualmente cuando se desvincule de la família o ya no tenga por el motivo que sea.

VirtualBoy escribió:Otra cosa que llevo tiempo pensando es que la verdadera comunicación y comprensión entre personas es sencillamente imposible. Seamos o no conscientes, tiendo a creer que, como individuos, estamos aislados en todo momento. No digo que eso sea bueno o malo, pero cuando pienso en eso me parece que se trata de una idea muy intuitiva. Y, a su vez, me lleva a no interesarme demasiado por establecer vínculos con otras personas; porque creo que esos vínculos y esa compañía serían en todo caso una especie de placebo.

No sé. Hay muchas maneras de comunicarse. El lenguaje, irónicamente, puede dificultar la comunicación; hay que saber utilizarlo, hay que saber expresarse mediante palabras y saber escuchar las otras.

Pero hay otros medios además del lenguaje, hay las acciones (hacer vs. decir) o el arte. La música por ejemplo, que puede tener el añadido o no del lenguaje, comunica emociones, situaciones personales o emocionales complejas, sentimientos e ideas, etc. La literatura nos permite vivir otras vidas, olvidándonos de nosotros mismos durante unas horas. La pintura o el cine nos muestran lo que ven con la mirada sus autores.

En mi experiencia la comunicación sí que es posible. No absoluta, porque cada uno es único, pero sí que se puede llegar cerca a la comunicación perfecta si pensamos en qué es lo que en realidad necesitamos comunicar. Si queremos comunicar nuestra absoluta uniquiedad, el conflicto no está en ser incapaz de hacerlo, sino que seguramente a nadie le interese. Hay que escoger qué hay que comunicar y saber por qué.
avatar
Intrigado
Miembro habitual
Miembro habitual

Masculino
Mensajes : 2261
Edad : 32
Empleo - Ocio : Chivo expiatorio
Humor : UHT
Tengo : Ansiedad
Paz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.